jueves, 19 de noviembre de 2015

#Accelerate - Columna en Altavoz





16 de noviembre de 2015



#Accelerate



“¿Cuál es el atractivo del aceleracionismo de hoy? Que se puede entender como una respuesta a la situación social y política concreta en la que actualmente parecemos estar atrapados: la de una catástrofe a largo plazo y en cámara lenta.”
- Steven Shaviro



Una de las muchas razones por las que me gusta leer, es que cada vez se aprende algo nuevo. Incluso releyendo un libro, uno descubre cosas que su cerebro no registró en una primera lectura. Siempre lo he dicho: si hay algo mejor que leer un buen libro, es releerlo. Suelo leer todos los días. Termino un libro y empiezo otro. Y a la par, disfruto de la lectura de artículos, monografías y textos de todo tipo.

Fue hace unos días que, leyendo un artículo que criticaba cierto partido de la derecha española[1], me encontré en la zona de comentarios con una recomendación que, por el título, llamó mucho mi atención: “The Accelerationist Manifesto” (“Manifiesto Aceleracionista”), recomendaba un usuario que leyéramos.[2]

A decir verdad, todo libro o documento que contenga la palabra Manifiesto en su título, llama mi atención. Quizá es porque esa rojilla que llevo dentro, aunque trate de moderar, me recuerda inmediatamente al Manifiesto Comunista de Karl Marx y Friedrich Engels.

El Manifiesto Aceleracionista fue escrito por Nick Srnicek y Alex Williams y publicado en mayo del 2013.[3] Es breve, consta de solamente seis páginas. Se divide en tres partes: una introducción del contexto histórico, una explicación de lo que es el aceleracionismo y un apartado de conclusiones sobre el futuro que denominan el “manifiesto” como tal.

Me encantó este texto porque me proporcionó las bases de una ideología que no tenía idea de que existía. Siempre resulta bastante interesante conocer distintas propuestas de ideología. En ese tenor, me gustaría compartir con ustedes los principales aspectos  del aceleracionismo (con base en el Manifiesto en cuestión).

1. El nombre.

Se le denomina aceleracionismo porque se considera que el capitalismo ha causado una serie de catástrofes mundiales en aceleración continua. Así como el capitalismo es aceleracionista, en el sentido de buscar un crecimiento económico y competencia constantes, la velocidad capitalista provoca desastres de manera acelerada. Y de allí toma el nombre este Manifiesto: aludiendo a las aceleradas catástrofes que ha provocado el capitalismo.

2. El objetivo principal.

Si hay algún sistema que se haya asociado con ideas de aceleración, es el capitalismo. En su forma neoliberal, su bandera ideológica es la liberación de las fuerzas de destrucción creativa para despejar el camino a las innovaciones tecnológicas y sociales, en constante aceleración. Es entonces que el aceleracionismo busca preservar las conquistas del capitalismo tardío al tiempo que va más allá de lo que permite su sistema de valores, sus estructuras de poder y sus patologías de masa.

3. Bases.

El capitalismo ha empezado a reprimir las fuerzas productivas de la tecnología o, por lo menos, a dirigirlas hacia fines absurdamente limitados (como los fenómenos de los monopolios y de las luchas de patentes). “Un sinfín de repeticiones de los mismos productos básicos sostienen la demanda marginal de consumo”, provocando con ello un “avance” a expensas de la aceleración humana. Los aceleracionistas creen en el potencial de los avances científicos y tecnológicos, si se producen cambios “más allá de la miopía de los aliados capitalistas”, y consideran que la izquierda tiene que aprovechar todos y cada uno de los avances científicos y técnicos que hace posible el capitalismo. La izquierda aceleracionista debe instruirse en los campos de las redes sociales, modelos basados en agentes, análisis de datos y modelos económicos de no equilibrio. Se debe desarrollar una hegemonía tecnosocial tanto en el ámbito de las ideas como en el ámbito de las plataformas materiales, que son la infraestructura de la sociedad globalizada.  Quieren conformar una sociedad intelectual de aceleracionistas, que se dediquen a la creación de un sistema económico postcapitalista.

4. Alternativa.

Los aceleracionistas parecen ofrecer dos posibles desenlaces para nuestro mundo: continuar en el sistema económico actual y eventualmente fragmentarnos hacia “el colapso planetario”, o desarrollar un sistema económico nuevo postcapitalista y globalizado para poder construir un futuro más moderno.

Se puede decir que, básicamente, lo que los aceleracionistas buscan es el desarrollo de una economía postcapitalista que sea capaz de mejorar nuestros estándares, liberar a la humanidad del trabajo y propiciar avances tecnológicos que amplíen nuestras libertades. Suena muy utópico y, al mismo tiempo, suena bastante extraño.

Recomiendo mucho la lectura del Manifiesto Aceleracionista por tres principales razones. Una, por su excelente redacción y capacidad de síntesis en las ideas. Dos, por su voraz crítica al capitalismo sin caer en la resignación, puesto que ofrece una alternativa: otro mundo posible. Tres, por su poético mensaje: no podemos prever el futuro, pero sí construirlo.

A mí no me convence su ideología, pero reconozco lo interesante que resulta. Y me quedo con su poético mensaje.


_________________________
[1] Vincenç Navarro. Ciudadanos es la derecha dura. España, Blog Pensamiento Crítico, 2015. Disponible en línea: http://www.vnavarro.org/?p=12817.
[2] El nombre formal del documento no es “The Accelerationist Manifesto”, sino “#Accelerate: Manifesto for an Accelerationist Politics”. Pero se le conoce comúnmente de ese modo.
[3] Srnicek, Nick; Williams, Alex. #Accelerate: Manifesto for an Accelerationist Politics. Inglaterra, CLT Platform, 2013. Disponible en línea: http://criticallegalthinking.com/2013/05/14/accelerate-manifesto-for-an-accelerationist-politics/.



_________________________
Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.

3 comentarios:

  1. María, las personas y grupos que buscamos un cambio requerimos esclarecer y formular no solo que tipo de sociedad quermos sino delimitar que tipo de sociedad es posible desarrollar a partir de las condiciones actuales, así como los caminos para llegar a ella. Todos los revolucionarios del pasado antepusieron sus esquemas, sueños o metas, y pocos trataron de prever cual sería el desarrollo real de la sociedad, por eso es urgente que los jóvenes como tú continúen en el esfuerzo para entender las tendencias actuales que nos pueden llevar a un mejor estadio de la sociedad actual y nos encaminen a un nuevo orden más apegado a los ideales de justicia social y democracia.

    ResponderEliminar
  2. María, las personas y grupos que buscamos un cambio requerimos esclarecer y formular no solo que tipo de sociedad quermos sino delimitar que tipo de sociedad es posible desarrollar a partir de las condiciones actuales, así como los caminos para llegar a ella. Todos los revolucionarios del pasado antepusieron sus esquemas, sueños o metas, y pocos trataron de prever cual sería el desarrollo real de la sociedad, por eso es urgente que los jóvenes como tú continúen en el esfuerzo para entender las tendencias actuales que nos pueden llevar a un mejor estadio de la sociedad actual y nos encaminen a un nuevo orden más apegado a los ideales de justicia social y democracia.

    ResponderEliminar
  3. Buenos días, Sr. Julián. Muchas gracias por leer y por su comentario, me halaga. Yo concuerdo con usted: hay que explorar todas las tendencias ideológicas posibles, entenderlas, compararlas y contrastarlas. Para así escoger la que nos parezca la mejor y hacerla propia. Por supuesto, como usted dice, para construir "un nuevo mundo más apegado a los ideales de justicia social y democracia". :) Saludos cordiales.

    ResponderEliminar