lunes, 2 de febrero de 2015

¿Quién decide lo que es bello? - SDPNoticias.com







Los estereotipos de belleza son una construcción social y una forma de violencia contra la mujer.
Fotografía: por Matt Blum.

Hace aproximadamente una semana, leí un artículo publicado por Don Federico Arreola en el portal SDP Noticias titulado: “The Nu Project: un proyecto que busca enaltecer la belleza real del cuerpo femenino”. Se trata de un proyecto que inició en el 2005 el fotógrafo Matt Blum para defender la naturalidad de la belleza femenina, mostrando que el cuerpo es hermoso sin tener las medidas 90-60-90 que tanto se promueven.

Me dio mucho gusto ver que se ha estado popularizando una forma más humana y menos superficial de ver a la mujer, de ver la belleza en la imperfección (sobre todo en el último par de años). Ninguna mujer tiene el cuerpo perfecto. Y esto lo aceptan incluso las modelos más famosas, cuyas fotos son retocadas con PhotoShop antes de ser publicadas. Ya ninguna mujer, por más hermosa y buen cuerpo que tenga, es suficiente para la industria de la mercadotecnia: todas son digitalmente retocadas. ¿Por qué?

Los estereotipos de belleza son dañinos porque nos desprenden de la realidad: contribuyen a la baja autoestima de las mujeres, dado que es imposible llegar a tener la figura que la publicidad nos postula como perfecta, y a que los hombres tengan estándares de belleza imposibles de alcanzar, puesto que se basan en imágenes retocadas digitalmente que ni las propias modelos podrían satisfacer.
Imagen: por Eric Kee y Henry Farid.

Imagen: por D. Cidham.

No promuevo la obesidad, ni mucho menos (de hecho, México es líder en obesidad a nivel mundial). El ser obeso u obesa es malo para la salud. Pero cuando el riesgo a la salud no está presente, es decir, cuando el cuerpo está sano, no entiendo la “gordofobia” ni el desprecio a la belleza natural. Es decir, tener rollitos, arrugas, pecas, lonjas, etcétera, es de lo más normal y no atenta contra la salud. ¿Por qué nos espantamos y apenamos las mujeres cuando nos ven una lonja? ¡Todos y todas las tienen! Y tener rollitos no es estar gorda ni obesa, es perfectamente ordinario y natural. El cuerpo perfecto no existe: el promover los estereotipos de belleza que divulgan las revistas de modelos, los certámenes de “belleza”, la publicidad, entre otros medios, es dañino para la dignidad de la mujer.

Como ya dije en una columna que escribí hace casi dos meses sobre el certamen de Miss Mundo, una mujer bella es aquella que es valiosa más allá de su cuerpo físico. Ser bonita atiende únicamente al físico, mientras que ser bella engloba toda una gama de cualidades. Son mujeres bellas quienes cuentan con moral, con principios, que ayudan a los demás, que luchan por un mundo equitativo, que son inteligentes, que son informadas e informadoras: que son valiosas en sí mismas.

Nos han hecho creer a lo largo del tiempo lo contrario, porque de esta forma se reprime a las mujeres y se crean muchos ingresos pecuniarios para varias industrias (como la farmacéutica, la plástica, la publicitaria, etcétera). ¡Ya basta de estos estereotipos tan dañinos! ¡Basta de seguir promoviendo la cosificación de la mujer! No hay mayor plenitud que el sentirse bien con una misma y con su cuerpo y todas las mujeres tienen derecho a ello.

No existe algo tal como el cuerpo perfecto, no hay que permitir que este mito se siga perpetuando llevándose de encuentro el autoestima de la grandísima mayoría de las mujeres (porque la grandísima mayoría de las mujeres no nos vemos así).

El PhotoShop, los retoques digitales y la cirugía plástica son tres ejemplos de mecanismos que promueven la idea de que las mujeres no debemos conformarnos hasta cumplir con los estereotipos de belleza que la sociedad nos impone. Y no me malentiendan, no estoy tratando de imponer yo una definición de la belleza (no digo que ser llenita sea ser bella, ni ser gorda sea ser bella, ni ser flaca sea ser bella), realmente estoy tratando de hacer todo lo contrario: mi intención es que reflexionemos en que el hecho de tener estándares de belleza es dañino en todas sus formas, aunque más en la psicológica, y no debemos de tenerlos.

¿Cuántas mujeres han caído en síndromes alimenticios por no lograr verse como una Victoria’s Secret Angel? ¿Cuántas mujeres se han suicidado por sentirse rechazadas y señaladas porque su cuerpo no cumple con el estándar que la sociedad tiene de la belleza? ¿Cuánto sufrimiento más estamos dispuestos a causar antes de cambiar nuestro chip superficial y darnos cuenta que la belleza realmente está en el interior, por más cliché que suene?

¿Realmente queremos una sociedad en la que las mujeres aspiren a verse así (de anoréxicas)?:


¿No les parecen más bellas (y felices) estas mujeres?:


Debemos de estar conscientes como sociedad de que cada mujer es distinta y de que la belleza no atiende a las medidas de busto, cintura y cadera: sino al cerebro y al corazón. Debemos estar conscientes de que así como la obesidad es dañina para la salud, también la anorexia y la bulimia. Y, tristemente, los estereotipos de belleza que se maneja nuestra sociedad contribuye a estos dos últimos en un alto grado.

En pleno siglo XXI, me parece muy triste que todavía la sociedad vea la belleza de una manera tan superficial y pobre. ¡Qué diferente sería nuestro mundo si fuéramos ciegos, pero sensibles a la belleza del alma!

 __________________________________________________
Aviso: Todo lo escrito es a título personal. Lo expresado en este espacio es exclusiva responsabilidad de la autora y no representa de forma alguna el criterio de ninguna institución a la que pertenezca.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario