lunes, 27 de octubre de 2014

Artículo en el periódico Regeneración. 27 de octubre de 2014.

¿Cuarenta y tres? ¡Son miles!


“Contra la injusticia y la impunidad,
¡ni perdón ni olvido!”
– Bertolt Brecht.

 Por: María Santos
Twitter: @marifersv94


Regeneración, 27 de octubre de 2014.- Ha causado impresión y repudio total en todos los estados de la República Mexicana y en la mayoría de los países delmundo la desaparición y muy probable asesinato de los 43 estudiantes y maestros normalistas de Ayotzinapa. De este lamentable caso ya no queda mucho qué decir… Quisiera abordar este tema de un punto de vista que nadie ha tocado.

ayotzi

 Es muy preocupante el hecho de que se han encontrado muchas fosas clandestinas en México; incluso podría decirse que el estado de Guerrero es una sola fosa. Y todos esos asesinatos quedaron impunes. Lo que me impacta bastante es que, a como van las investigaciones de la Procuraduría General de la República, probablemente se queden todos esos asesinatos impunes por siempre. ¿Por qué es esto? Bueno, es de sabiduría popular, de acuerdo a lo que informan los medios, que en cuanto las autoridades localizan una fosa nueva, les hacen pruebas de ADN a los cuerpos para confirmar si son los cuerpos de los normalistas desaparecidos o no; pero cuando confirman que no, simplemente siguen buscando más fosas hasta encontrarlos.

 No quiero dar una impresión errónea, por lo que quiero aclarar expresamente lo siguiente: me parece magnífico que no descansen hasta encontrar a los normalistas. Y espero que así sea. Lo que me impacta y me aborrece es el hecho de que ni las autoridades ni la sociedad mexicana se preocupe por todos esos miles de cuerpos que se han encontrado en las innumerables fosas clandestinas. Parece que el razonamiento del gobierno es: “si los cuerpos no son de los normalistas, no son importantes”; y siguen buscando dejando a un lado a todas esos difuntos no identificados, víctimas del gobierno y/o del crimen organizado, como si nunca los hubiesen encontrado. Y no he visto protestas ni nada por el estilo de la sociedad mexicana para exigir a la PGR que investigue todos esos asesinatos también, como debería de ser.

 Me parece bastante indignante de parte del gobierno que únicamente se estén haciendo cargo de la búsqueda de los 43 normalistas porque los ojos de la comunidad internacional están puestos en ellos, pero como nadie ha hecho declaraciones expresas ni manifestaciones por todos los demás cuerpos no identificados, no les preocupa en lo más mínimo. Y por lo que veo, a la sociedad mexicana tampoco.
 Pues a mi sí me preocupa. Y creo y espero que a muchas otras personas también les importe. Me parece de mucha importancia el encuentro de los normalistas, pero de igual importancia exigir justicia para las demás personas difuntas y sus familiares. Hay muchas preguntas sin responder. ¿De quiénes son esos cuerpos? ¿Por qué fueron asesinados y enterrados en fosas clandestinas? ¿Quiénes son los responsables de todo eso? Y, mucho más importante, ¿por qué la PGR no le da la importancia debida?

 Quiero invitarlos a todos ustedes, lectores, a protestar también por el esclarecimiento de los hechos de todas esas personas no identificadas. Ellas también merecen justicia. Los exhorto a que con la misma enjundia que protestamos todos contra los hechos del caso Ayotzinapa, exijamos a las autoridades que hagan su trabajo y resuelvan todos esos casos que han pasado indebidamente por alto. Al pasarlos por alto, se están volviendo cómplices de la impunidad y la injusticia. Y precisamente es la impunidad y la injusticia lo que nuestro querido México ya no puede soportar más.

 México está ya muy debilitado, en un punto de quiebre. No podemos soportar más injusticias e impunidad. Me atrevo a hacer la aseveración de que nuestro país ya no es más un Estado de Derecho. Vivimos en un Estado Fallido. Y debemos hacer nuestra parte como sociedad para cambiarlo.





 __________________________________________________
Aviso: Todo lo escrito es a título personal. Lo expresado en este espacio es exclusiva responsabilidad de la autora y no representa de forma alguna el criterio de ninguna institución a la que pertenezca.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario